Mejora tu aprendizaje y calma tu ansiedad oliendo excremento de vaca

By | mayo 27, 2010

Un estudio realizado por investigadores de Sage Colleges en Troy (Nueva York) sugiere que las bacterias vivas de Mycobacterium vaccae halladas en el excremento de las vacas pueden jugar un rol importante en el control de la ansiedad y el aprendizaje de los mamíferos. De acuerdo a los resultados hallados durante el estudio, Dorothy Matthews (una de las investigadoras) dice: ?Es interesante especular que creando ambientes de aprendizaje en escuelas que incluyan tiempo al aire libre en donde la Mycobacterium vaccae esté presente, se puede disminuir la ansiedad y mejorar la habilidad para aprender nuevas tareas?

La Mycobacterium vaccae, como bacteria muerta, ha sido probada por los científicos como inmunoterapia contra el asma, cancer, depresión, psoriasis, dermatitis, eczema y tuberculosis.

Estudios anteriores también reportan que tras matar a las bacterias con calor producen efectos antidepresivos en los ratones estimulando el crecimiento de las neuronas y aumentando los niveles de serotonina.

Las investigadoras Dorothy Matthews y Susan Jenks decidieron probar los efectos de la bacteria viva, para lo cual alimentaron a un grupo experimental de ratones con la Mycobacterium vaccae para ver los efectos que les producian al ponerlos a prueba en un laberinto.

El grupo experimental aprendió el laberinto en la mitad de tiempo que el grupo de control, además de mostrar menos ansiedad durante la prueba.

Un tiempo después se retiró la administración de la bacteria al grupo experimental y se les probó de nuevo con el grupo de control. El resultado no fue tan bueno como en la primera prueba pero aún así fueron más rápidos que el grupo de control.

En un tercer experimento, luego de dejar descansar al grupo experimental por tres semanas, su tiempo de aprendizaje fue mayor que el grupo de control pero ya no lo suficiente como para que represente una diferencia estadística significante. Lo cual sugiere que los efectos de la bacteria son temporales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *