En el Perú, el Pan de Cortesía se Cobra sin Avisar

By | enero 20, 2011

guanajuato_anniversary_chao-bella_2008.09.10 (2)

Cuando uno va a comer a un restaurante, los mozos suelen servirnos unas piezas de pan y mantequilla para entretener la tripa mientras esperamos que nos sirvan el plato principal. Generalmente, y digo “generalmente” ya que desde que tengo uso de razón, este pan o entremés que suelen dar los restaurantes y que se nos sirve directamente a la mesa sin haber ningún tipo de requerimiento explícito, se suele ofrecer de cortesía, es decir que no tiene costo alguno. Y vuelvo a repetir “generalmente” porque hoy me he enterado de algo realmente indignante al leer el Facebook de Cucharas Bravas y es que hay restaurantes en los que “ese pan” que te dejan en la mesa sin que se le pida al mozo, te lo cobran en la cuenta.

Esta es la entrada que leí en el Face de Cucharas Bravas:

 pan-de-cortesia-se-cobra-en-peru

Fuente: Facebook

Basándonos en la premisa de que el pan/entremés te lo dejan en la mesa sin que se haya pedido. Surgen las siguientes dudas (y un par de afirmaciones):

  • Qué pasa si no te comes el pan, ¿igual te lo cobran?
  • Si no te lo cobran, ¿lo vuelven a poner en la mesa de otro cliente?
  • Si lo ofrecen a otro cliente ¿no cabe la posibilidad de que el anterior cliente haya estornudado/manoseado/babeado en él?
  • ¿Acaso tenemos que preguntar si nos van a cobrar cada vez que nos traen algo sin pedirlo?
  • Si no lo ofrecen a otro cliente lo tienen que desechar, lo cual es un desperdicio habiendo tanta gente pobre y hambrienta.
  • Lo que te cobran por cliente alcanza para comprar el pan de una semana.

Lo que comenta Cucharas Bravas es muy cierto:

pan-de-cortesia-se-cobra-en-peru-02

Fuente: Facebook

 

Uno como comensal elige a un restaurante y le da su preferencia entre las miles de opciones que tenemos disponibles, les damos nuestra confianza y predilección, incluso los recomendamos a nuestros familiares, amigos y conocidos, sin embargo, recibir un trato poco transparente como éste, nos deja un sabor de boca a traición, hasta huele un poco a mezquindad.

Lo curioso es que este tipo de comportamiento no se ve en los restaurantes pequeños, en donde es todo lo contrario, te sirven hasta con refill de refresco y no te cobran extra, o te dan un trago de cortesía o entrada gratis, todo para que el cliente se sienta querido y bien cuidado.

Te dejo el fomulario de abajo para que puedas opinar. No te preocupes que es GRATIS.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *